El embudo o pipeline de la innovación en la empresa

https://www.paginasiete.bo/inversion/2018/3/11/embudo-pipeline-innovacin-empresa-172583.html

Las ventas son lo más importante en la empresa.  Es por ello que  para lograr una mayor efectividad en ventas  algunas  administran las mismas haciendo uso de un embudo, o pipeline, por su definición en inglés.  

Un pipeline permite a la empresa administrar el ciclo de vida de la venta, manteniendo en un extremo los puntos de entrada de las oportunidades de venta, pasando por las diferentes etapas de la misma, y terminando en las oportunidades concretadas o perdidas.  


Un pipeline de ventas tiene, en un extremo, un número de oportunidades y, en el otro, un número mucho menor de oportunidades concretadas. La innovación en la empresa, al igual que las ventas, se puede y se debe manejar con un pipeline para lograr una mayor efectividad.  

El pipeline de innovación debe recolectar ideas del mayor número de puntos posibles, pasar por etapas en las cuales se seleccionan y priorizan las ideas y finalmente lograr la puesta en marcha de las ideas a través de un Producto Mínimo Viable (MVP).

La empresa que se encuentra en un proceso de innovación debe identificar el mayor número de puntos de entrada de este tipo de ideas.

Los puntos de entrada deben recoger ideas de los empleados de la empresa, de los clientes, de los proveedores, y de los asociados de negocio. Mientras más ideas de innovación ingresen al pipeline, más ideas podrán ser hechas realidad.  La empresa debe incentivar y abrir los espacios para que cualquier empleado, de cualquier área o jerarquía, pueda hacer conocer su idea de innovación.  Por lo general, las ideas internas de innovación surgen de los empleados que mayor contacto tienen con los clientes, o de aquellos empleados que están menos familiarizados o acostumbrados a la rutina de la empresa. 

Las hackatones internas o buzones de sugerencias son mecanismos importantes para recolectar ideas de innovación. Otro punto de entrada de las ideas de innovación son los clientes de la empresa.

Son pocas las empresas que genuinamente quieren y recaban la retroalimentación de sus clientes y además hacen algo con la misma. 

La opinión del cliente, sea ésta positiva o negativa, es muy importante en la generación de ideas de innovación. Los clientes, en cuanto a innovación se refiere, pueden generar ideas muy interesantes y sobre todo ideas que de seguro nos permitirán tenerlos más satisfechos.  Los proveedores pueden también originar ideas de innovación a la empresa, dado que en su afán de mantener o ampliar su posición en el mercado  se encuentran constantemente invirtiendo fuertes cantidades de dinero en mejorar su producto y en innovar. Finalmente, los asociados de negocio, empresas amigas, o inclusive la misma competencia, pueden ser fuentes importantes de ideas de innovación. En esencia, la empresa en proceso de innovación debe de manera incansable introducir el mayor número de ideas al pipeline de innovación.

Una vez estas ideas se encuentran en el pipeline de innovación se debe seleccionar las mejores o aquellas que más acorde se encuentren con los lineamientos que la empresa considera importantes. 

Si la empresa, por ejemplo, se encuentra enfocada en mejorar su atención al cliente, las ideas con ese enfoque deberían ser seleccionadas.  Una vez realizada la selección, las ideas de innovación deben ser priorizadas. Si bien una idea puede haber sido seleccionada, ésta puede no ser priorizada por varios factores, como su costo o su tiempo de implementación.  En el extremo final del pipeline quedarán aquellas ideas que han sido seleccionadas y priorizadas, y entrarán en una última fase que es la construcción de un prototipo o Producto Mínimo Viable. Sólo aquellas ideas que han sido probadas con clientes en su forma de Producto Mínimo Viable y que han pasado el último filtro de aceptación inicial por parte del cliente  deberán continuar el ciclo y ser implementadas de manera plena.

De esta manera el pipeline de innovación nos presenta un proceso lineal y continuo que genera ideas efectiva para la empresa.  ¡Es tiempo de innovar!

El autor es gerente socio fundador de varias empresas de tecnología en Bolivia y es experto en temas de pagos electrónicos, innovación y transformación digital.

Fuente:Página Siete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *