¿Estamos listos para la transformación digital?

https://www.paginasiete.bo/inversion/2018/5/27/estamos-listos-para-la-transformacion-digital-181337.html

Hoy en día, las palabras innovación y transformación digital se mencionan bastante en foros gerenciales y profesionales. Se dice que hacer estas tareas no es una opción, sino más bien una obligación para toda empresa. Sin embargo, es bueno parar un momento y preguntarse si nuestra empresa está preparada para la innovación y la transformación digital.  Existen muchos aspectos a tomar en cuenta, desde el liderazgo, pasando por las capacidades y cultura de la empresa, terminando en la visión y la adaptabilidad de la misma, que hacen que el emprender una transformación digital no sea una tarea fácil y que requiera que la empresa se encuentre preparada para enfrentar el reto.

Es muy difícil, sino imposible, emprender una transformación digital si la gerencia general no está a bordo y no ha tomado una decisión firme de hacerlo.   La transformación digital conlleva incertidumbre, y mucha.  La empresa debe estar dispuesta a innovar, no siempre sabiendo que todas las iniciativas van a ser exitosas. De hecho, las empresas que mejor innovan no están esperando un retorno de dichas iniciativas. Ello no significa tomar riesgos sin un mínimo de cálculo y planificación, pero sí significa entender que no todos los pasos a seguir tienen certeza.  Si la gerencia general es adepta al riesgo y tolera la incertidumbre, la empresa le seguirá los pasos. Toda transformación digital pasa por un cambio cultural, y ese cambio debe ser liderado por el o la gerente general.

La transformación digital requiere de una estrecha colaboración entre las áreas o equipos de una empresa. Todos deben estar involucrados y deben entender los riesgos y retos que enfrentan, y colaborar entre sí para afrontarlos.  La transformación digital no debe ser nunca una tarea de la denominada “área de innovación”. De hecho, las principales razones para el fracaso de una tarea como ésta  es la de recargar la responsabilidad  en una área de la entidad; y, la otra, es permitir que cada sección trabaje en silos.  La transformación digital requiere que los equipos colaboren en pos de gestionar el cambio, enfrentar la incertidumbre, para encontrar juntos las áreas que deben innovar.

Como tarea, la transformación digital necesita que el personal se encuentre preparado y tenga las capacidades necesarias para enfrentar el desafío. Es muy importante entender el concepto y las razones para que la empresa se embarque en dicho viaje. Es necesario también capacitar al personal en metodologías ágiles de innovación como el DesignThinking, Lean Startup, Canvas, Scrum, Management 3.0, con el propósito de que estén preparados para pensar y ejecutar su trabajo de manera diferente.  Si el personal de la empresa no cuenta con dichas capacidades, la probabilidad de una conversión exitosa es muy baja.

La transformación digital en cualquier empresa debe tener como beneficiario principal al cliente. Toda acción, innovación y cambio que se ejecuta debe tener al cliente como foco. La empresa debe pasar a ser “customer-centric”. Esto no significa que todas las acciones de transformación digital son solo de cara al cliente, también pueden estar ligadas con el objetivo de maximizar la eficiencia en la organización o para lograr cambios en su cultura de funcionamiento con el fin de mejorar la oferta o el servicio al cliente.

Finalmente, pero no por ello menos importante, la capacidad de la empresa para adaptarse al cambio es un factor clave en el éxito del proceso de transformación digital. Como mencionábamos anteriormente, esta conversión trae consigo mucha incertidumbre y, también, muchos cambios.  La empresa debe ser capaz de enfrentar dichos cambios, adaptarse a ellos, e incorporarlos en su ADN. 

A primera vista, da la impresión de que  requisitos para realizar una transformación digital exitosa son muchos, pero, no por ello, la empresa debe dejar de planificar o embarcarse en dicho proceso. El primer paso en todo emprendimiento es ese: “Dar el primer paso”.  Preparemos a nuestra empresa para enfrentar los retos de la innovación y transformación digital, el hacerlo no es una opción, es una obligación.

Fuente:Página Siete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *