¿Se forman profesionales que necesita la empresa?

https://www.paginasiete.bo/inversion/2018/7/29/se-forman-profesionales-que-necesita-la-empresa-188711.html

Es bastante común escuchar a empresarios comentar que si se contrata a un recién egresado de la universidad, es necesario invertir mucho tiempo y dinero en su formación.

Otro comentario muy frecuente es que los nuevos profesionales no conocen la realidad y vienen con mucha teoría y poca práctica.  Estos y otros comentarios, principalmente provenientes de la empresa privada, nos llevan a preguntarnos si efectivamente las casas de estudios superiores están formando adecuadamente la oferta laboral que la empresa demanda.

Más allá de la vocación que tienen los estudiantes al iniciar sus estudios universitarios, la principal razón para adquirir una educación superior es el deseo de contar con un empleo al terminar los estudios.

  Los estudiantes invierten en una universidad con el objetivo de que al graduarse de la misma van a conseguir un empleo que les permita crecer como personas y como profesionales.   Uno de los aspectos importantes en el éxito de una universidad es el hecho de poder acomodar a sus graduados en fuentes laborales. 

Universidades como Yale, Harvard y Stanford se jactan de contar con porcentajes de graduados que obtienen empleo inmediato en una cifra por encima del 90%.  Otro factor para evaluar las universidades en diferentes países es el salario promedio de contratación de los recién graduados. 

En Bolivia, en primer lugar, dichas cifras no son publicadas por las universidades, y en algunos casos ni siquiera les interesa conocerlas. En segundo lugar, y más importante todavía, al parecer dicha información no es de interés de los estudiantes al momento de elegir donde realizar su formación profesional, y debería serlo.

Para lograr que los recién graduados, la “oferta”, puedan ingresar al mercado laboral, las empresas privadas, la “demanda”, deben ver dicha oferta como apetecible. Para lograr ello, las universidades deben producir una oferta que se acomode a las necesidades de la empresa. Con contadas excepciones en el país hemos podido ver que existe ese dialogo universidad-empresa para acomodar la formación de los estudiantes a las necesidades de quienes consumen el producto que ellas generan. Es imperativo que ese diálogo exista.

Las empresas deben tener una participación activa en la elaboración de la currícula en las universidades; y las universidades a su vez, deben constantemente ir adaptando la formación de sus estudiantes a las cambiantes necesidades de los sectores que demandan su producto. Es común ver que algunas materias son eternas en la currícula de algunas universidades, sin tomar en cuenta que el mundo ha cambiado y las necesidades son diferentes. 

Es también común ver que la enseñanza en las universidades sigue siendo basada en gran parte en la teoría en desmedro de la práctica. Los famosos trabajos de grado y tesis requieren la misma estructura que requerían 20  o 30 años atrás, siendo que hoy en día la manera de hacer negocios y encarar emprendimientos es radicalmente diferente. 

Sin embargo, no es solamente responsabilidad de las casas de estudios superiores y de la empresa privada el que la formación académica y profesional no sea la más óptima.  En gran parte son los estudiantes también responsables de no darse cuenta que sólo con la formación universitaria no es suficiente para encontrar una fuente laboral post-universidad. 

 La práctica profesional a través de pasantías o trabajos remunerados es un aspecto importantísimo en la formación profesional. Los estudiantes no deben dejar dicho aspecto para el último año, deben hacerlo desde su primer semestre y de manera independiente y no por requerimiento de la universidad.  Al momento de una contratación, las notas u honores académicos pasan a segundo plano comparados a la experiencia profesional ya obtenida. 

Las universidades están innovando, están cambiando para bien. Sin embargo, es muy importante no pierdan de vista que su razón de ser es proveer a los estudiantes las mejores oportunidades para ingresar al mercado laboral, para ello, es vital entender que su producto debe adaptarse a las demandas de la empresa.

Fuente:Página Siete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *