Transformación digital de la industria financiera

La industria digital será el petróleo del futuro. En vez de vender materias primas o artesanías, los países exportarán soluciones digitales. Tal es el profunda transformación que está viviendo el mundo globalizado y para este cambio debemos prepararnos las naciones, los gobiernos, las instituciones y las personas.

Se trata de una revolución cultural, pues la tecnología está influyendo de manera decisiva sobre nuestros comportamientos, nuestras formas de relacionarnos, de comprar o de divertirnos. La tecnología influye cada vez más nuestra vida diaria.Pasamos gran parte del día conectados a los aparatos tecnológicos, navegamos por Internet, vemos videos o películas en los celulares, mandamos mensajes por Whatsapp o Facebook. Los bancos están en nuestros celulares o en nuestras tablets, pues desde ellas transferimos dinero, pagamos servicios y hasta podemos alquilar un servicio de taxi sin salir de la aplicación. Y no es un privilegio exclusivo de los millennials, que parecen haber nacido “con un chip bajo el brazo”, sino de todos, pues gran parte del mundo está conectado a un celular. En un planeta de 7.400 millones de personas, 3.700 millones están conectadas a Internet. Facebook tiene tantos usuarios que se ha convertido en el país más grande del mundo. La vida transcurre en las denominadas plazas digitales (Facebook, WhatsApp, Instagram, Linkedin, entre otros).

Las transformaciones digitales alcanzan un ritmo frenético. A la vuelta de la esquina está la realidad virtual. Los lentes de realidad virtual reemplazarán a los aparatos de televisión y nos recomendarán qué mirar. Snapchat está produciendo series televisiva de tan solo 4 minutos para la gente que ya no está dispuesta a pasarse media hora mirando un mismo programa. Es la Televisión del siglo XXI. Desde esos lentes se podrá entrar en un centro comercial, comprar y pagar.

Las nuevas soluciones tecnológicas están llegando sin pedirle permiso a nadie y frecuentemente están varios pasos adelante de la legislación, y están generando nuevos modelos de negocios. La tecnología no se va a adaptar a nosotros, somos nosotros quienes debemos adaptarnos a vivir en este mundo nuevo, mucho más si queremos que nuestros negocios sobrevivan.

Por esto, conviene estar atentos a estas nuevas tecnologías. Los gobiernos tendrán que definir qué carreras deberán establecer las prioridades profesionales de las nuevas generaciones. En Dinamarca se estudia lo que el país necesita que se estudie. La educación tiene que cambiar drásticamente para que no haya analfabetos digitales en el futuro.

Este conjunto de reflexiones resume la inspiradora conversación sostenida por los periodistas de Nueva Economía con dos especialistas en temas digitales: Ramón Heredia, Director Ejecutivo de Digital Bank y Mauricio Dulón, Gerente General de Cetus Group. Ambos profesionales están desarrollando en Bolivia múltiples iniciativas para reforzar el mensaje de la innovación y la transformación digital, particularmente en la industria financiera.

Sector financiero

Uno de los sectores que más urgencia tiene para encarar cambios profundos y lograr esa transformación digital es el financiero. Las entidades de intermediación financiera han tomado conciencia de que si no salen de su zona de confort corren riesgo de sucumbir ante otros actores no tradicionales que ofrecen soluciones financieras innovadoras, a la medida de la gente que frecuenta las plazas digitales.

Es así que surgieron las FinTech, empresas tecnológicas que brindan servicios financieros, sin ser necesariamente bancos. Dado su reducido tamaño (pymes) y el tipo de sus integrantes (jóvenes familiarizados con las nuevas tecnologías) ofrecen soluciones tecnológicas de manera ágil y expedita, lo que contrasta con la pesada estructura burocrática de los bancos que, no siempre cuentan con el personal especializado. Sin embargo, no son las FinTech la principal amenaza para el sistema financiero sino las grandes corporaciones como Facebook o Google que han establecido alianzas con otras corporaciones para tener acceso a los datos. Facebook compró WhatsApp para acceder a los números de celulares. También por los datos, Google se compró a Waze. Los coches automáticos Tesla –que redujeron casi a la mitad los accidentes automovilísticos- están prescindiendo de las compañías de seguros, pues al conocer exactamente el perfil de los conductores, pueden ofrecerles pólizas que están en proporción a su riesgo.

Los jóvenes emprendedores bolivianos han llegado a generar productos digitales muy sofisticados. Hay mucho talento

Airbnb, una plataforma que pone en contacto a personas que quieren ofrecer sus viviendas en alquiler, con huéspedes que necesitan alojamientos temporales, estaría en condiciones de ofrecer créditos para la compra de inmuebles a menor costo. La empresa Uber, podría también financiar la adquisición de un moderno coche a los choferes que operan con ese servicio. Son ejemplos de servicios financieros que podrían ofrecer las entidades no financieras.

Casi tres cuartas partes de las transacciones en China  se hacen por medios virtuales y una buena parte de ellas pasa por el espacio comerical electrónico Alibaba.

Tendencias

“Vemos como tendencia, que en América Latina está empezando a haber laboratorios de innovación que acercan a los innovadores y a la industria financiera. Los bancos se están poniendo al día con herramientas básicas digitales y ya están entendiendo que tienen que trabajar con estas startups para poder crear nuevo valor y nuevos servicios financieros”, comenta Ramón Heredia, quien sin embargo, todavía nota cierto rezago en la administración y el gobierno de datos.

Con la buena administración de los datos, los bancos podrían reducir sus gastos publicitarios (que equivalen  a disparar con una bazuca) para fijarse en segmentos específicos de mercado, lo que representaría más bien apuntar con un rayo láser, comenta Dulón, tras mencionar que las entidades financieras tiene mucha información sobre sus clientes que no la aprovechan. Con esa información, podrían ofrecer servicios específicos.

Heredia menciona también el surgimiento de varios bots que persiguen automatizar la comunicación con el cliente y el surgimiento de bancos digitales en Argentina, Colombia y Brasil, sin oficinas y sin sucursales, y donde se opera con evidencias digitales.

Cambio cultural

El experto considera que la  transformación digital en la banca requiere sobre todo un cambio en la cultura organizacional. Que se trabaje bajo el concepto de un ecosistema donde todos se comunican y ya no de un sistema estanco (banca personas, banca empresa, banca corporativa, tarjetas). Exige también la introducción del concepto de que la innovación es una obligación de toda la compañía y no sólo de los “iluminados” de la gerencia respectiva. Supone además la renuncia al concepto de que todo lo que se hace debe tener un retorno, pues la innovación es precisamente un espacio para probar y equivocarse.

Subraya que el principal énfasis debe ponerse en “pensar, construir y cocrear servicios con el cliente”. Antes se diseñaban servicios para que los use la gente, ahora la gente dice cuáles son los servicios que necesita. “El cliente manda. Tengo que construir con él. Ver dónde se mueve, cómo vive y qué servicios financieros tengo que proveerle para facilitarle la vida”, explica.

En esta perspectiva, cita la experiencia del banco Santander en Chile que transformó sus tradicionales instalaciones en salas de encuentro y trabajo (cowork) donde los clientes y no clientes pueden reunirse alrededor de un café y tener encuentros de negocios. De requerirse, pueden recibir la asistencia de algún oficial de crédito.

Las FinTech son empresas tecnológicas que brindan servicios financieros sin ser necesariamente bancos

La  experiencia boliviana

En Bolivia, la empresa Componente Digital Bolivia de la cual Cetus Group y Digital Bank son socios, ha impulsado distintas acciones para fortalecer al ecosistema de innovación de la industria financiera facilitando la conexión entre las startups FinTech y la industria financiera (bancos, seguros, microfinanzas).

Entre esas iniciativas se cuentan hackatones bancarias, integración de startups en los bancos, desarrollo de empresas FinTech, la creación de una incubadora FinTech y el primer Taller de Innovación y Banca Digital que se imparte en alianza con la Asociación de Bancos (ASOBAN).

En 2016 tuvo lugar el primer Digital Bank Demo Day, donde las startups tuvieron la oportunidad de presentar en tan solo siete minutos una demo de su producto a los ejecutivos de la banca que asisten al encuentro.

Considerando el éxito alcanzado, este año tendrá lugar la segunda versión en las ciudades de Santa Cruz y La Paz (15 y 17 de agosto). En las sesiones participarán los principales ejecutivos de la industria financiera boliviana, invitados internacionales, inversionistas, startups del ecosistema Digital Bank de la región e innovadores bolivianos. Bolivia es el primer lugar donde se hace un Digital Bank en dos ciudades.

“Con el Digital Bank estamos tratando de lograr que los emprendedores despierten y se acerquen a la banca”, comenta Dulón al explicar que se ha encontrado con numerosos casos de emprendedores bolivianos cuyos productos innovadores ya se están aplicando en otros países de América Latina. Lo que necesitan estos innovadores es una oportunidad para que los banqueros los reciban y puedan valorar sus productos innovadores. Todo, sin costo alguno.

“Bolivia es un caso excepcional”, agrega Heredia, pues los jóvenes emprendedores bolivianos han llegado a generar productos digitales muy sofisticados. Cita entre ellos los trabajos en redes neuronales, que sólo se ven en centros especializados como Silicon Valley. “Por eso les decimos  a los bancos que no tienen que ir a buscar estas soluciones a Estados Unidos o a Europa porque las tienen aquí, con jóvenes bolivianos que están desarrollando cosas de primer nivel”.

Su antecedente más próximo son las mentorías que -según explica Dulón- se han convertido en interesantes espacios de  colaboración entre la banca y los startups. Allí, los emprendedores tienen la oportunidad única de reunirse con los ejecutivos responsables de tecnología de los bancos, bajo la gestión de Cetus Group y Digital Bank, para conversar sobre temas específicos inherentes a la transformación digital del sistema financiero. El grado de colaboración mutua es destacable. “Por eso hablamos de un eco sistema colaborativo de innovación, que busca un encuentro y conexión entre todos los factores”, agrega.

En el trascurso del segundo semestre, se inaugurará el primer FintecLab, o espacio de colaboración entre la industria financiera y los emprendedores, un espacio donde convivirán gerentes  y ejecutivos de bancos, empleados bancarios y financieros con emprendedores con el único objetivo de conectarse compartir ideas y compartir conocimiento.

“De ese encuentro nacen las nuevas ideas, nace la innovación, ideas que son exportables”, subraya Heredia. La expectativa es grande, a tal grado de que los cupos ya están llenos y hubo que rechazar muchas solicitudes, sobre todo del exterior, aunque es muy posible que se gestione tours para que las empresas extranjeras ofrezcan sus soluciones.

Talento boliviano de gran nivel

Pero “más allá de desarrollar las FinTech en Bolivia podemos ayudar a que ellas generen negocios, a que exporten sus productos”, subraya Dulón al ponderar la calidad de los productos innovadores que se están generando en el país.

“En Bolivia hay mucho talento”, subraya Heredia. Menciona a muchas microempresas (startups) que producen soluciones digitales de calidad, muchas de las cuales están siendo usadas en otras  naciones.

“Es más fácil exportar esto que exportar artesanías o una materia prima. Esto, (lo digital), es  el petróleo del futuro”, añade. Varias de esas soluciones están resumidas en el recuadro de esta nota. “Estos son superhéroes de la innovación, son gente que puede servir de inspiración a otros”, acota.

Con todas estas iniciativas, se deja que los emprendedores vayan abriendo camino y se les facilita ese esfuerzo. Son Pymes que ofrecen soluciones que contribuyen a la bancarización. Las oportunidades son ilimitadas.

También autoridades

Pero Digital Bank no sólo trabaja con los innovadores y las entidades financieras. También lo hace con las autoridades, bancos centrales y entes reguladores. Recientemente hubo sesiones con personeros de ASFI, Banco Central y la Unidad de Información Financiera (UIF) para tratar temas referidos al mundo digital, las monedas criptográficas o el blockchain.

La tecnología del blockchain se usa en muchos países en cámaras de compensación y podría ser útil para certificar transacciones en la Bolsa de Valores o en la entidad de Depósito de Valores (EDV). “Nos pidieron que hagamos una hackaton con el Banco Central”, menciona Dulón. Experiencia similar se tuvo con el banco Central argentino.

“Para hacer que la inclusión financiera avance, necesitamos que esos tres componentes (bancos, reguladores y FinTech) trabajen juntos. Si uno de esos equipos no funciona, la innovación no va a funcionar”, anota el Ejecutivo de Digital  Bank.

El principal temor de las autoridades reguladoras es que con la tecnología aumente el riesgo operativo. Sin embargo, Dulón explica que con la biometría, la lectura de la huella digital y el reconocimiento facial ese riesgo más bien disminuye.

Indica que la tecnología es una proyección del ser humano y por lo tanto los mismos delitos que vemos en el mundo real los veremos en el mundo digital. La ventaja de la tecnología es que las operaciones pueden rastrearse con mayor facilidad.

Ramón Heredia estima que el principal desafío en este esfuerzo de la transformación digital es cultural. Implica cambios de comportamiento y nuevas formas de fidelización. Por eso recomienda a que las personas, los gobiernos y las institu- ciones estén atentos a los cambios tecnológicos, abandonen su zona de confort y asuman los nuevos retos que presenta la realidad global.

Soluciones bolivianas exitosas

  • Elemental: innovador programa de educación en tecnología que prepara a niños, adolescentes y jóvenes para la era digital a través de talleres de programación, robótica, desarrollo de videojuegos y modelado
  • UltraCasas.com: portal de búsquedas on line que permite buscar y publicar información de venta, alquiler y anticrético de inmuebles: casas, departamentos, oficinas, locales comerciales, terrenos, etc. Trabaja con un banco que puede conceder crédito al cliente y que permite calcular las cuotas mensuales del préstamo. Tiene posibilidades de incursionar en Colombia y Centroamérica.
  • Recargas.bo: una forma fácil y cómoda de recargar crédito a los celulares, sin tener que comprar tarjetas. Habilitado para operar con tarjetas de débito o de crédito.
  • Emizor: una solución de facturación electrónica para empresas que ya hace negocios con la multinacional Nestlé.
  • Descubre.com: plataforma digital de educación financiera. Programa interactivo.
  • Carlitos BNB: un chatbot que responde a consultas a través del Messenger de Facebook.
  • Biométrico facial del BNB: facilita la apertura de cuentas Conectado en línea con el Servicio de Identificación Personal.

Fuente: Nueva Economía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *