La economía de los espacios vacíos

https://www.paginasiete.bo/inversion/2019/1/13/la-economia-de-los-espacios-vacios-205780.html

La economía compartida o “sharingeconomy” y la economía colaborativa o “GigEconomy” son modelos por medio de los cuales personas proveen o adquieren servicios o productos a otras personas, que son facilitados a través de una comunidad en línea. Estas nuevas maneras de hacer negocios se basan en el aprovechamiento de espacios vacíos, en los cuales activos físicos o servicios son compartidos y/o vendidos a otras personas, a demanda.  Es un concepto que ya no es nuevo, y se está convirtiendo más bien en la norma. La economía compartida y la economía colaborativa están penetrando industrias tradicionales y están cambiando drásticamente su manera de operar.  

En Bolivia hoy en día es muy difícil contratar desarrolladores de software debido a su gran demanda. Una de mis empresas precisaba con suma urgencia adicionar personal a nuestra área de desarrollo, y luego de varias publicaciones, sin éxito, en plataformas de ofertas de trabajo, sugerí a nuestro Jefe de Desarrollo utilizar los servicios de TopTal. Muy sorprendido, me pregunto ¿qué es TopTal? Le explique que es una comunidad en la cual se puede contratar desarrolladores de software con talentos específicos para trabajos específicos.  Nos tomó unos pocos minutos el suscribirnos al servicio y en breve recibimos la llamada de una persona de TopTal que preguntó más en detalle sobre nuestras necesidades, y nos indicó que al día siguiente recibiríamos los contactos de cinco desarrolladores aptos para el trabajo; y efectivamente así fue. Contratamos al experto, de Brasil, y un trabajo que debería haber tomado 80 horas, lo terminó en 40 horas, y además con un muy buen nivel. Nuestra empresa había ingresado sin querer en la economía colaborativa.

Algo similar sucedió cuando queríamos el diseño de un logo.  Si bien en Bolivia existen excelentes profesionales, como ya había entrado en este tema de la economía colaborativa, decidí explorar los servicios de DesignCrowd.com.  Por  100 dólares obtuve 25 diseños de logos, de siete diseñadores. Realicé todas las revisiones necesarias, cuantas veces fue necesario, y al final decidí por un logo. No tengo idea de donde era la diseñadora del logo, creo que de Filipinas, pero fue una interesante experiencia tener a disposición el servicio de tanta gente con solo haber respondido en dos minutos unas cuantas preguntas; nuevamente nuestra empresa había adquirido los servicios de una economía colaborativa.

Hoy, de visita en Santa Cruz, no me canso de utilizar los servicios de Uber. Los conductores o conductoras de Uber tienen sus vehículos limpios, con aire acondicionado, llegan en menos de cinco minutos, y lo mejor de todo, mi tarjeta ya está registrado y no tengo que pagar con efectivo, ni negociar la tarifa.  Una empresa de economía colaborativa ha cambiado totalmente una industria que tiene décadas operando.  Airbnb es otra empresa que ha revolucionado la industria, la hotelera. Y así, son varios los ejemplos de empresas que están siendo disruptivas en varias industrias.

La economía colaborativa y la economía compartida van a cambiar muchas más industrias y van a cambiar la manera como la gente trabaja. Ambas ya no son una moda, son una realidad a la cual debemos adaptarnos como empresas, como industrias, o morir en el intento.    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *